Amores Tormentosos

Laura Frau Tomás
Coordinadora Adjunta de GM
II Promoción 2004/2007

Desde que somos pequeños, se nos vende la idea de que el amor auténtico, el de verdad, hace sufrir. Frases como “quien bien te quiere, te hará llorar” películas e historias exaltadas de un romanticismo insano, dónde el mensaje es que el amor todo lo justifica, o que en el amor vale todo y que hay que conseguir i/o mantener a esa persona sea cuál sea el precio que pago, calan en nuestro ser. Entonces, salimos al mundo pretendiendo vivir este tipo de relaciones, sin darnos cuenta de que puede haber una posibilidad mucho más feliz… no contemplamos que el amor no lo puede todo. ¡Eso es, aunque moleste admitirlo!… con sólo el amor, no basta.

Una relación, tiene más cimientos. Está compuesta de confianza, alegría, compartirse, ser, respeto… entre otras muchas cosas. El amor es como un halo que envuelve todo esto, dándole vida y color, cómo un pegamento que une todas estas partes convirtiéndolas en una sola cosa, pero si todo lo otro no está, el amor se convierte un engaño, es como si compráramos unos zapatos y nos dieran la caja vacía. Entonces… ¿Cuándo un amor es bueno? –Me preguntaban hace poco- Cuando te da más que lo que te quita. Así de simple. Eso quiere decir que te da alegría, felicidad, satisfacción, buenos momentos, tranquilidad, emoción, etc. Mucho más que noches en vela, preocupación, estrés, insatisfacción, lágrimas, enfados, malos ratos… Si no es así, la balanza está desequilibrada… estás viviendo un amor tormentoso.

Ningún amor auténtico requiere que sufras, que lo pases mal. ¿Cuántas veces te has encontrado sufriendo por amor? ¿En cuántas ocasiones te has pillado pensando, tendría que dejar esta relación? Y sin embargo, algo te lo impide… ¡Es que le quiero tanto! Esa es la frase que hace que te olvides de ti, esta es la gran excusa para no hacer nada, para que sigas siendo infeliz y nada cambie… Y es que cambiar supone un esfuerzo que no todos estamos dispuestos a hacer, supone afrontar dolorosamente la verdad sobre uno mismo y la relación. A veces, somos capaces de todo por unas migajas de amor, nos vendemos a cualquier precio por un poquito de atención de la persona a la que amamos, cedemos una y otra vez en nombre del amor, cómo si sufrir por amor, indicara cuanto amo a esa persona, si sufro mucho es que la amo mucho…!nada más lejos de la verdad! Al hacer esto, andamos un camino sin retorno, curiosamente, en lugar de mejorar, la relación va empeorando. Hay algún tiempo de calma, yo lo llamo “tiempo de anestesia” dónde nos creemos que la cosa va bien… y de pronto: ¡el conflicto vuelve a surgir con más fuerza, y es exactamente el mismo! Y encima trae consigo algunos nuevos. Y sumamos, sumamos… hasta que un día te preguntas: ¿cómo hemos llegado a esto? Fácil, tú has dejado que pasara, has ido prorrogando lo improrrogable. Pero aún puedes hacer algo, aún hay tiempo para cambiar.

En Gestalt Mediterráneo te ofrecemos la posibilidad de ayudarte en ese cambio, de acompañarte y de que tomes conciencia de qué está pasando, cómo contribuyes a ello y que puedes hacer para modificarlo. Hemos abierto un espacio grupal para ti y te esperamos.

Amar… es lo más maravilloso del mundo, si sabes cómo.

[button url=»http://gestalt-mediterraneo.net/articulos/» color=»default» size=»medium»]Artículos[/button]

Gestalt Mediterraneo © 2019 - Todos los derechos resevados Aviso legal · Política de privacidad · Cookies | Diseño: javiertubert.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies