ARTETERAPIA: Un abordaje terapéutico no verbal

Julio C. Artiles

Fundador/Director de Gestalt Mediterráneo

Este excelente medio de utilizar el arte con una finalidad terapéutica permite que la persona se exprese con un lenguaje de no verbal, facilitando el efecto sanador que posee toda expresión artística. Así, puede eludir la censura proveniente de la racionalidad.

En esta actividad, terapéutica en sí misma, puede ser un muy buen complemento de una psicoterapia. En ella no hay nada que explicar, ni nada que entender. En todo acto creativo la pasión es la protagonista y la mera expresión de las emociones puede ser en sí misma curativa.

Fritz Perls proponía la máxima zen de “abandonar la mente y recuperar los sentidos”, rescatando de este modo lo sensorial y lo emocional del individuo y, en esa sentido, en Terapia Gestalt, es frecuente el uso de recursos artísticos, tanto en sesiones individuales como en grupos.

El lenguaje de las formas, colores y metáforas, al ser relacionados con el momento presente de la persona permiten descubrir aspectos de la obra que lo enriquecen, es decir que el proceso creativo facilita el “darse cuenta” y, de este modo, sirve para ayudar a explorar y re-adueñarnos de aspectos no conscientes de la personalidad, De este modo apunta a la integración de aspectos emocionales y corporales con lo ideativo, lo mental y lo cognitivo.

La arteterapia no es una actividad simplemente recreativa, ni una clase artística, aunque se puede disfrutar de ella. La persona no necesita tener ninguna habilidad especial, por el contrario, cuanto menos se conozca, mejor, pues tiene menos conceptos adquiridos. Y esto es aplicable a individuos de todas las edades.
Por otra parte, la función del arteterapeuta es la de facilitar y acompañar la expresión artística del paciente, sin juzgar ni dirigirla.
Su práctica profesional se apoya en el conocimiento de herramientas artísticas por parte del arteterapeuta junto con el conocimiento de teorías psicológicas que ayuden a decodificar lo proyectado.
Por ejemplo, en la pintura o la escultura, la herramienta principal son las manos. Poder producir algo con las manos y contemplarlo produce a la persona una satisfacción que se ve subrayada por la contemplación de la propia obra.
Desde esta perspectiva podemos considerar el acto creativo como una verdadera meditación que nos conecta con nuestras partes adormecidas, permitiendo así el despertar de las fuerzas que nos conectan con todo nuestro ser.

Si bien sus antecedentes podemos encontrarlos ya en el Siglo XIX, fue en el ámbito de la rehabilitación y de los hospitales psiquiátricos donde encontró su desarrollo, particularmente después de la Segunda Guerra Mundial, logrando repercusión en toda Europa. Hoy día, en España, su expansión ha sido notoria, y por eso esta disciplina tiene un lugar relevante en el primer curso de la Formación en Gestalt de nuestra institución

[button url=”http://gestalt-mediterraneo.net/articulos/” color=”default” size=”medium”]Artículos[/button]

Gestalt Mediterraneo © 2019 - Todos los derechos resevados Aviso legal · Política de privacidad · Cookies | Diseño: javiertubert.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies