Mujeres y autoestima

Patricia S. Aliu Navarro
Fundadora/Directora de G.M.

La autoestima no es otra cosa que estimarse a sí mism@, apreciarse, quererse, lo cual es casi imprescindible habida cuenta que somos –para nosotr@s mismos- la única persona sin la cual no podríamos vivir. Y esto no es metafórico sino una verdad absoluta.

Ahora bien: si esto es así ¿Por qué hay personas que dicen no tenerla? Personalmente creo que hay que diferenciar entre “no querer” o “querer mal” a partir de lo cual podríamos redefinir que, en realidad, algunos se quieren bien (autoestima alta) y otros se quieren mal (autoestima baja). Esto derrumbaría el concepto de “querer mucho o poco”, cualquiera sea la relación. Pasaría a ser: querer bien o querer mal. De esta manera todos queremos a otros (o a nosotros mismos) pero no mucho o poco sino bien o mal.

Y ¿cómo es quererse mal?.Quererse mal es: exigirse en demasía, no alentarse, no nutrirse, material o emocionalmente y un listado de acciones más o menos conocidas por todos nosotros. Pero, fundamentalmente, es anteponer a otro en mi amor: en el mejor de los casos amaré al otro como a mi mism@, pero nunca más.

Sin embargo hay casos en los que pareciera que amamos al otro por encima de nuestra propia vida. Y aquí es donde aparece la MUJER como paradigma de esta aseveración. Algunas mujeres “aman” poniendo en riesgo su propia vida y/o bienestar.

¿Cómo puede ocurrir esto? ¿Cómo amar a otro puede transformarse en riesgo para la propia vida? Y hablo de muerte no solo física sino espiritual, mental y cualquier otra forma de existencia. ¿Qué ocurre con estas mujeres lúcidas, independientes, dueñas de sí misma, incluso triunfadoras que terminan sometidas a un amor que las destruye? Y hablo de amores de pareja, amores filiales o maternales…Muchas de estas mujeres llegan a la consulta desesperanzadas pues no solo se enfrentan a estos “malos amores” sino que se encuentran con su propia perplejidad ya que no se reconocen al comparar su conducta en el amor y su conducta en otras facetas de la vida.

Tiempo atrás apareció un libro (Mujeres que Aman Demasiado) que brindó un poco de luz sobre el tema pues mostraba como se aprendían patrones de conducta que luego, al repetirlos, sumían a la mujer en situaciones de franca autodestrucción. Aunque no fuera fácil, al reconocer el patrón, era más probable salir de él. Pero…y si ese patrón no era reconocible?

Mucho tiempo pasó hasta encontrar una hipótesis que me pareció razonable, esta vez en otro libro: Mujeres Malqueridas. En él se explicaba que la hembra, principal adalid de la naturaleza para preservación de la especie, podía anteponer su cría a la propia vida. Ya no era cuestión de patrones aprendidos sino algo instintivo de la especie para su propia preservación. Así, sin llegar a morirse literalmente, la hembra (en este caso la mujer) era capaz de dejar hábitos imprescindibles como comer o descansar, incluso sufrir dolores a cambio del bienestar de su hijo. De hecho esto se constata cada día con las madres y sus bebes pequeños. El problema aparece cuando el pequeño ha dejado de serlo y tiene 20 años, pero funciona como un bebé; o en su defecto, una pareja que se muestra como un niño caprichoso y reclamante, con derechos y necesidades impostergables que tienen ser satisfechas si o si, caso contrario “chillan” de acción y palabra.

Saber que su “sometimiento emocional” no es necesariamente una tara sino algo instintivo no la libra del trabajo personal, pero le ayuda a sostener su autoestima para que desde allí, como un trampolín, pueda lanzarse a la tarea de “resistirse al instinto de preservar al otro” en detrimento de sí misma. Dicho de otra manera: el trabajo de revisar actitudes, patrones y creencias tiene que hacerlo pero desde saberse una mujer plena con capacidad, con autoestima y no alguien que viene fallado de fábrica.

Gestalt Mediterraneo © 2019 - Todos los derechos resevados Aviso legal · Política de privacidad · Cookies | Diseño: javiertubert.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies