Sexo en femenino

Ruth Arias Esquer
Coordinadora Adjunta de GM
I Promoción 2003/2006

¡A las mujeres nos gusta el sexo! Y nos gusta en la misma medida que puede gustarle a los hombres !
Sin embargo, nuestra sexualidad tiene características diferentes porque nuestro sexo, nuestro cerebro sexual y las emociones relacionadas son diferentes.

Actualmente convivimos varias generaciones de mujeres con una educación sexual y unos mensajes culturales distintos, incluso divergentes, pero hay una constante entre nosotras: salvando diferencias personales, tardamos más que los hombres en conocer “bien” nuestra sexualidad y disfrutarla en todo su esplendor. La sexualidad femenina es compleja, rica y cambiante.

Voy a nombrar algunas de sus peculiaridades atendiendo a factores biológicos, psicológicos y sociales
Para empezar por lo más obvio: el órgano sexual masculino es exterior al cuerpo mientras que en la mujer la mayor parte es interno o recubierto. Este sencillo hecho biológico hace que resulte más difícil conocerlo y que tardemos más en explorarnos. Cada mujer prefiere una estimulación mecánica diferente y suele tardar más en saber cómo le gusta estimularse y ser estimulada.

Para continuar, la respuesta biológica femenina es más lenta, tardamos más en que la sangre fluya hacia los genitales y por lo tanto en tener una erección y en estar preparadas para el orgasmo. En este sentido la biología del hombre es más rápida.

En el reino animal la ventaja biológica está clara: una mayor probabilidad de embarazo.

En nuestra sociedad, en la que copulamos infinitas veces más por placer que con fines reproductivos, el hombre ha tenido que aprender a retrasar la eyaculación (muy rápida por naturaleza) y la mujer a estimularse, más allá de la penetración, para conseguir el orgasmo. Por otro lado y no menos importante, los ciclos hormonales femeninos son mucho más variables, y la influencia de las hormonas es más notable en el deseo sexual. En definitiva los órganos reproductivos y toda la biología implicada es mucho más compleja en la mujer que en el hombre y tiene que serlo para poder engendrar un niño. Y la maternidad tiene una buena influencia en nuestra sexualidad.

El cerebro sexual, la psicología sexual, también tiene variables diferentes. Generalmente en la mujer la disposición al sexo requiere mucho más de un estado emocional favorable y las vías de estimulación son más diversas que solamente las visuales. Este hecho se ve muy claramente en las fantasías sexuales: las femeninas son más historiadas que las masculinas y el sexo explícito tarda más en llegar. Por otro lado, la ligazón con el cerebro emocional hace que la educación sexual recibida, los mitos y tabúes y las experiencias sexuales previas tengan una gran influencia en cómo las mujeres disfrutan actualmente de su sexo.

Los hombres han tenido y tienen que lidiar con otro tipo de cargas no menos pesadas como por ejemplo que su autoestima sexual esté ligada a estar siempre dispuestos a una erección, retrasar al máximo su eyaculación o pensar equivocadamente que el orgasmo femenino depende de que ellos sepan hacerlo. A pesar de todo esto, que no es poco, el hecho de que socialmente la sexualidad masculina haya sido más rápidamente aceptada que la femenina, hace que cuenten con algunas ventajas a la hora de disfrutar antes de su sexualidad (un ejemplo es la industria del sexo dedicada al tipo de sexo que le gusta al hombre, más visual y menos dependiente de las emociones).

Estas diferencias, expresadas en términos generales y por tanto no exentas de algunos tópicos, hacen necesario una mayor dedicación de la mujer para lograr disfrutar bien de su sexualidad.

Estará bien hablar de sexo, pensar en el sexo, ver sexo… pero hacerlo de la forma en que nos gusta a nosotras.
Estará bien hablar de la sexualidad abiertamente en un entorno seguro libre de juicios, competencias y estereotipos culturales. Entonces el resultado es un gran aprendizaje y un mayor disfrute de nuestro sexo.

Estará bien trabajar con temas como el orgasmo femenino, revisar de nuestra historia sexual y su influencia en el presente, nuestras fantasías y los arquetipos sexuales.

Estará bien aceptar de nuestro cuerpo desnudo y revisar que parejas sexuales elegimos.
Estará bien hablar de sexo en femenino…!

[button url=”http://gestalt-mediterraneo.net/articulos/” color=”default” size=”medium”]Artículos[/button]

Gestalt Mediterraneo © 2019 - Todos los derechos resevados Aviso legal · Política de privacidad · Cookies | Diseño: javiertubert.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies