Pastillas PARA DESPERTAR#11- Responsabilidad

RESPONSABILIDAD

Idea central: Respondo por mi conducta, respondo por mis actos. Así de simple, así de claro.

…Y no me escaqueo de ella; cuanto más si ha sido perjudicial para el Otro: aunque no haya tenido la intención de dañar, lo he dañado.

Efectivamente, en Derecho se distingue cuando el acto ha generado un daño sin intención de causarlo y cuando ha sido intencionadamente. En cualquier caso, la persona tiene que responder por sus actos: puede sentirlo mucho, puede no haber tenido intención de molestar, dañar, perjudicar…pero lo ha hecho. Esto nos sitúa, siempre, dando la cara por nosotros mismos.

Hay personas que, casi por sistema, generan prejuicios a Otro y se disculpan una y otra vez (esta suele ser una característica de un tipo de personalidad que seguramente describiremos más adelante; recuerda leer nuestro bloGM)

Por otra parte y muchas veces, el concepto de Responsabilidad se asocia a obligación/carga/peso: Tengo que ir a trabajar; tengo que cuidar a los niños; tengo que hacer la colada, etc.

¿Y porqué hago esto que no quiero? Porque es mi responsabilidad

¡Hala! Y ya has asociado responsabilidad con obligación.

No, no y no. Cuidado con esto, porque es muy humano resistirse a tener cargas  y si caes en el error de juntar los dos conceptos, te parecerá horroroso «tener tanta responsabilidad».

Y yo te digo: la responsabilidad no es una carga sino un acto consciente de elección.

¡Ostras!, pensarás….¿que ha querido decir con ésta frase? Te lo explico con un ejemplo:

¿Alguna vez has dicho: No me gusta (aquí apuntas lo que quieras) pero tengo que hacerlo igual?

Apuesto a que si.

Ahora cambia el tengo que por elijo. La frase quedará más o menos así:

No me gusta (….) pero elijo hacerlo. Me parece escucharte decir: ¡mentira! ¡mentira! No lo elijo.

Y yo te respondería:- Sí, lo eliges. Porque aún no gustándote, lo haces porque si no lo hicieras… la consecuencia te gustaría menos.

Reconócelo. El día que las consecuencias te resulten menos perjudiciales, entonces dejarás de hacer lo que hacías a disgusto. Dicho más simple: eliges ir a trabajar a ese sitio -sin gustarte- porque las consecuencias serían, por ejemplo, no tener dinero para comer y esto es peor que ir a ese desagradable sitio.

Siempre elegimos; solo se trata de saber que es así y de hacernos responsables de nuestras elecciones. Y esto lleva a otro tema crucial: ELEGIR. Ya sabes, busca o espera que ya aparecerá la Pastilla PARA DESPERTAR#12

¡Ayúdanos a difundir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gestalt Mediterraneo © 2020 - Todos los derechos están resevados Aviso legal · Política de privacidad · Cookies | Diseño: javiertubert.es