Trastorno alimentario: malas compañías, huidas y distracciones

Pilar Llul

XVII Promoción

La mayoría de las personas conocemos, más o menos superficialmente, en qué consiste un trastorno de la conducta alimentaria. Sabemos que, en general, un trastorno alimentario consiste, entre otras manifestaciones, en procurar la delgadez física.Y siempre es a través de conductas perjudiciales para la persona que lo padece.

Pero ¿y si indagamos un poco más? ¿y si profundizamos y tratamos de ampliar la mirada hacia el sentir emocional que acompaña todo esto?

Hoy, con este escrito, os invito a imaginaros un lienzo en blanco. Estas palabras sueltas que expondré no dan forma concreta a un concepto, son, nada más y nada menos, que brochetazos de humanidad escondidos tras la estructura de las definiciones formales. No digo que sean iguales para todxs lxs que han padecido un trastorno alimentario, sí que pueden ser sensaciones internas en muchxs de lxs que lo hayan vivido…

La primera palabra es compañía. Sí, parece absurdo…Un trastorno alimentario puede resultar ser un fiel compañero para alguien que siente una profunda sensación de soledad, por muy acompañada que esa persona esté. Cuando hay sensación interna de no ser comprendidx, cuando la compañía que se pretende está sujeta a un ideal inexistente, cuando da miedo quedarse sin nada/sin nadie, cuando se asocia la propia identidad a esa conducta/relación alimentaria, cuando la perspectiva es agarrarse a “algo” que, tramposamente, abraza y suaviza…entonces esa sensación parece más llevadera, aunque sea, cada vez, un breve instante…

La segunda palabra es ahogo. Me explico…Sostener un trastorno alimentario agota, roba mucha vitalidad. Es una consecuencia, pero también puede ser un propósito/necesidad: “ahogar” energía vital que no se sabe dirigir o enfocar. Y si esa energía se queda estancada o reprimida en el cuerpo, provoca ansiedad.

Es una rueda, como la del hámster: energía que hay que darle curso, si no se le da, empieza la ansiedad y si se le da controlando el peso, también sobrevendrá ansiedad en cuanto se suelte el control. ¿Es que no hay salida?

Si que la hay: fomentar la reconexión con propósitos personales y con el placer.  ¿Y si es tan fácil la respuesta, por qué los que la padecen no la implementan?

Porque huida es otra palabra asociada: se elige, inconscientemente, la huida antes que quedarse y estar con lo que hay. Y, sobre todo, trabajar para reconectar con otros proyectos, que no sean mirarse al espejo. Y esto requiere de trabajo y de desafiar la tendencia a huir.

La siguiente palabra, y será la última, aunque podría nombrar más, es distracción. Si miras el peso, si miras la talla, si piensas en qué has comido, o cuanto…etc, ocupas tiempo y espacio. Se nubla cierto malestar extraño que no sabes definir y es más llevadero; distraes ese miedo doloroso que ahoga. La tristeza deja de molestar un rato, y mientras, distraídx, crees vivir.

Ahogarse con conductas perjudiciales no significa no querer vivir; más bien oculta un profundo deseo de querer vivir de otra manera y no encontrar, todavía, ese nuevo camino. ¡Pero no se consigue si huyes cada vez que te frustras! No digo que sea fácil: digo que es posible si dejas de distraerte. Te doy mi palabra.

 

¡Ayúdanos a difundir!

3 thoughts on “Trastorno alimentario: malas compañías, huidas y distracciones

  1. Cuando hablas de distraerte, quierr decir que en lugar de estar pendiente en la figura o el peso, tratemos de pensar en otras coss o hacer otras. Cosas?

    1. Hola Cecilia!
      No. Distraerse, en el sentido que está en el artículo, es sinónimo de “taparse los ojos”, “mirar a otra parte”.
      Sin embargo, tu pregunta es muy acertada porque, una vez que tomamos conciencia del problema, una vez que, efectivamente, nos damos cuenta de que ES un problema y que hay que tratarlo, entonces, como “herramienta” de gestión se puede usar “el distraerse como propósito”, de la misma manera que se le indica a un adicto que tenga una red de soporte para que le ayude a “distraerse del pensamiento obsesivo”. Gracias por leernos y perdona la demora!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gestalt Mediterraneo © 2020 - Todos los derechos están resevados Aviso legal · Política de privacidad · Cookies | Diseño: javiertubert.es